prev next

ORIGENES:

La S.C.A. Ntra. Sra. de Guadalupe, tiene su fundamento y raíz en la iniciativa de un grupo de olivareros ubetenses, hombres, con la clara intención de aunar sus esfuerzos, y adquirir unos terrenos para la edificación de una pequeña fábrica al objeto de molturar la aceituna procedente de sus cosechas y el claro objetivo de vender de forma conjunta el aceite obtenido.

Así nace inicialmente el “Grupo Sindical de Colonización nº 600”, en fecha 20 de abril de 1.953, y siendo los componentes del Consejo Rector; D. Miguel Sánchez Díaz, D. Lorenzo Lechuga Vegara, D. Juan Tejada Gómez, D. Antonio Madrid Molina, D. Nicolás Martínez Muñoz, y D. Sebastián Martínez Olivares.

En fecha 17-03-1955, en acta de Asamblea General, se declara constituida “La Cooperativa del Campo y Caja Rural Nuestra Sra. de Guadalupe”, tras haber quedado resuelta positivamente su inscripción del Reglamento de la Cooperativa y Caja Rural Ntra. Sra. de Guadalupe, en el Registro Oficial de Cooperativas con el número 6666, y en el Ministerio de Trabajo (Servicio de Cooperación) en fecha 17 de enero de 1955. Habiendo quedado admitidos como socios en esta cooperativa los componentes del Grupo Sindical de Colonización nº 600, y diligenciándose oficialmente sus estatutos, en los cuales queda reflejada la relación de Socios Fundadores de la Sociedad Cooperativa.

Es una Sdad. Cooperativa Andaluza, dedicada a la fabricación de aceite, procedente de las aceitunas aportadas exclusivamente por sus socios, de variedad Picual.

Fue fundada y creada por un compromiso formal y personal entre agricultores de la localidad de Úbeda que unidos por objetivos comunes en defensa de sus intereses, han creado con el tiempo una marcada admiración por la historia y elaboración del aceite de oliva. Cumpliendo con el doble compromiso; el cooperativismo en igualdad de todos sus socios, y la consecución de una gran calidad en la producción de sus aceites.

La larga trayectoria, la experiencia en el sector, junto con las históricas producciones de sus asociados, han invitado constantemente a que su gestión esté encaminada a la obtención de aceite de oliva virgen por procedimientos mecánicos y físicos, pero en condiciones térmicas que no alteran las condiciones del aceite de oliva.

El fruto de la aceituna, tan solo se somete al tratamiento del lavado, al centrifugado y una especialísima decantación con un único objetivo; obtener el “zumo” de la aceituna de forma natural, conservando todo el sabor y las vitaminas del fruto.

En la actualidad S.C.A Ntra. Sra. de Guadalupe, está integrada en la cooperativa de 2º grado JAENCOOP, a través de la cual comercializa sus aceites a granel.